Apneísta Carlos Coste falla en el primer intento


Foto Exclusiva. Cortesía de Alfredo Ramirez – www.espacioacuatico.com

Tras descender los 109 metros que lo convertirían en el nuevo monarca de la modalidad de Inmersión Libre en el buceo a pulmón, el apneísta venezolano Carlos Coste perdió el conocimiento a sólo 21 metros de la superficie, con lo cual debieron actuar los apneístas de seguridad y el intento de récord resultó infructuoso.

Coste, tras recibir los primeros auxilios de parte del personal paramédico presente en el lugar (Parque Nacional Mochima) recuperó el conocimiento y en la actualidad se recupera en compañía de Gabriela Contreras, organizadora del evento.

En las próximas horas Contreras y Coste decidirán la prudencia de intentar de nuevo la conquista del récord, en poder del neozelandés William Trubridge. Según indicaron en la presentación del evento existe la posibilidad de reintentar la hazaña hasta el día 23 de septiembre.

Alfredo Yanez
EL UNIVERSAL

En la celebración del evento “Reto al Abismo 2008” que se realiza en las aguas del Parque Nacional Mochima, el apneista Carlos Coste falló este jueves en su primer intento de batir la marca mundial de los -108 metros en la especialidad de inmersión libre.

Al venezolano le faltaron -20 metros para alcanzar el objetivo de llegar a -109  y  romper el récord del neozelandés William Tubridge.

Al parecer, Coste tuvo problemas con la compensación  y también pudo haberle afectado una irritación en el oído que había reportado en una rueda de prensa celebrada el martes.

Además, se informó que el apneista tuvo una inmersión muy larga de 4 minutos 50 segundos, lo que le provocó un “blackout”, que es un desmayo que sufren los atletas de esta disciplina durante el ascenso a la superficie.

De acuerdo a sus capacitadores, Coste está siendo atendido y tiene hasta el domingo para batir la marca de Tubridge.

EL NACIONAL

Audio: Declaraciones de Carlos Coste


Foto Exclusiva. Cortesía de Alfredo Ramirez – www.espacioacuatico.com

Coste estudia volver al agua

El apneísta perdió el conocimiento al intentar 109 metros en Inmersión Libre

No lo logró en el primer intento y no sabe si habrá segundo. Esa es la situación de Carlos Coste, quien ayer en las serenas aguas del Parque Nacional Mochima perdió el conocimiento cuando se disponía a completar la hazaña de descender y ascender una distancia marina en vertical de 109 metros con un solo respiro.

Coste, conocedor de las profundidades, estaba listo para alcanzar el récord mundial en la modalidad de inmersión libre de la apnea, pero no pudo hacerlo en este intento.

“Presentó un black out a 21 metros de la superficie”, detalló Gabriela Contreras, organizadora del evento Reto en el Abismo 2008 y compañera del apneísta, quien tras recibir los primeros auxilios se encuentra fuera de peligro sólo con algunas fisuras en los bronquios.

“Claro, aquí el mayor golpe es anímico”, señaló Contreras, quien recordó que el apneísta ya ha pasado por situaciones similares, y todas han concluido en éxito. “El año pasado sucedió algo similar en Egipto, en el campeonato mundial, y luego del descanso necesario, Carlos volvió a intentarlo y concluyó en el tercer lugar”, recordó.

Sin embargo, los asistentes a la zona del intento vivieron momentos de angustia, primero tras notar que pasaban los minutos y el venezolano no salía a la superficie y luego cuando vieron que fue sacado por el grupo de apneístas de seguridad.

“Fue un momento de mucha tensión”, indicó Contreras, quien debió calmar a los presentes al advertir que los black out son sucesos relativamente normales en esta práctica deportiva. “Sin embargo, había un señor en el agua, no sé quién era, que gritaba y lloraba. Tuve que ir a consolarlo”, dijo.

Carlos Coste ha sufrido varios black out a lo largo de su carrera deportiva como apneísta. La descompensación, por la presión del agua en las profundidades, es una de las principales causas de esta situación física.

Contreras, aún sin analizar los videos de la inmersión, reveló que la cuerda guía era nueva y eso provocó que en el ascenso, luego de haber alcanzado la profundidad anunciada (109 metros) el apneísta resbalara varias veces, perdiendo esfuerzo.

Coste intentaba reconquistar la marca en inmersión libre, modalidad del buceo a pulmón que consiste en descender y ascender con la ayuda de una cuerda guía. Desde abril de este año el registro mundial está en poder del neozelandés William Trubridge, quien lo ubicó en 108 metros de profundidad.

Las posibilidades de que Coste rompa la marca esta semana están en veremos. “Tenemos que revisar bien las fallas”, dijo Contreras. La AIDA (Asociación Internacional para el Desarrollo de la Apnea) permitirá intentos hasta el 23 de septiembre.

“El problema con los bronquios se soluciona en dos días, el problema del ánimo no lo sé”, dijo Gabriela, aun con la convicción de que Carlos, también conferencista motivacional, saldrá airoso de este trance.

El anuncio inicial de un segundo intento para el sábado 20 no se cumplirá, pues sería muy pronto para recuperar el desgaste físico. “Es probable que Carlos vuelva al agua el domingo o el lunes”, dijo Contreras, sumida en dudas.

Un par de horas después del suceso, Carlos Coste descansaba y se preparaba para una primera revisión de los videos de la prueba. El fantasma de lo acontecido hace dos años en Egipto, donde un accidente cerebro vascular le alejó de las aguas, le sigue rondando y, quizá por eso, el caraqueño resuelva volver a lo profundo, para regresar a la superficie con la convicción de que aquello no fue más que un intento fallido.

Alfredo Yánez Mondragón
EL UNIVERSAL

Deja un comentario