Una seria reflexión sobre la Pesca submarina, por Carlos Correa

Reportaje: Carlos Correa / Foto de Francine Kreiss. Buzo: Pierre Frolla

Tarde soleada y el boulevard de Taganga ebullia de gente como es costumbre en un domingo por la tarde, iba caminando con una bella brasileña Yogini con quien practicaria un poco en alguna de las pequeñas playas entre Playa Grande y Sisiguaka. La habia conocido dias antes y al charlar con ella me fascino oir su experiencia, sus historias de sus viajes por la Inda y su receptividad sobre el Yoga…y la vida. Por supuesto se dieron las preguntas basicas: ¿Donde naciste? ¿A que te dedicas? etc etc, ya en otras ocasiones en las que he tenido el placer de conocer Yogis habia tenido esa aprehensión de responder un poco esa pregunta debido a sus preceptos y creencias, aunque la verdad todos en general suelen ser muy abiertos de mente y ella no fue la excepcion, de hecho me enseñaria a ver mas alla. Por supuesto hablo de esa parte en la que yo respondo: “Soy pescador submarino.” Supongo que esperaba alguna critica debido al tema del Karma y la compasion pero la verdad no fue asi, por el contrario ella me hablo de un concepto totalmente nuevo para mi: alimentos karmicos. Resulta que consumimos ciertos alimentos que implican ciertas cadenas de Karma mas largas que otras, ahora esto no tiene nada que ver con religion ni mucho menos, el tema es muy practico: la carne de vaca por ejemplo implica un paraje natural que fue talado para convertirse en pradera, luego se llevo un animal que tuvo una vida controlada, no fue libre, genera contaminacion durante su vida (emanaciones de metano, exceso de abono etc), sufrio mucho al morir y hace parte de una cadena sin fin de la cual nos abastecemos, mismo caso para aves y otras carnes que consumimos. Con los peces que capturamos especificamente con arpon la cadena es muchisimo mas simple: es un animal libre, que esta en su entorno natural, es seleccionado por tamaño y ya se ha reproducido, hace parte de una especie abundante y su sufrimiento es mucho menor.

La pesca submarina esta muy señalada sobre todo en estos dias como algo perverso, cruel y claro, anti ecologico, pero nada esta mas lejos de la realidad que estas afirmaciones y para ello quisiera compartir algunos datos y reflexiones sobre el tema:

*Menos del 1% de la poblacion mundial de peces es capturada anualmente en todo el mundo con arpon.

*La frecuencia de captura es mucho menor comparada con las redes y pesca industrial; aun cuando todo el mundo se equipara con un arpon a cazar seria mucho mejor a los barcos industriales pesqueros que estan surcando los oceanos las 24 horas, capturando desde los enormes atunes hasta las pequeñas sardinas, que claro son imposibles de pescar para nosotros. Por supuesto hablamos de dejar de pescar con redes y solo pescar con arpon

*Quiza lo mas importante a resaltar: Tu eliges lo que capturas: eliges por tamaño (madure sexual), especie (amenazada o no), conducta (pareja reproduciendose), epoca del año (veda), locacion (zona protegida).

*Sabes como cazaron el pargo frito que te comes el domingo en la playa? Quiza con dinamita, quiza palangre, quiza redes de arrastre, quiza chinchorros que arrasan el lecho marino al recogerlos, atrapando otras especies que no son comestibles.

*La pesca submarina junto a la pesca artesanal responsable permite una tasa de recuperacion natural y equilibrada de las especies, la pesca industrial (productos en supermercados y grandes pesqueras) no.

*Nosotros no pescamos con dinamita, nosotros no pescamos animales que no nos vamos a comer, nosotros no usamos redes que atrapan cardumenes pequeños, nosotros no talamos el bosque ni la Sierra Nevada lo cual indirectamente mato el coral del Tayrona…nosotros solo pescamos con arpon.

*Pescamos para compartir con nuestras familias y amigos, es nuestra mayor motivacion, algo muy simple desde el principio de los tiempos: cazar para comer, nada mas.

Por supuesto es un hecho que no todo en la pesca submarina es armonia y hay que tener en cuenta tambien los siguientes principios, y esto es algo que quisiera mis amigos pescadores leyeran con cuidado:

*Respeta las especies protegidas: la semana pasada tuve la suerte de ver un mero guasa en una zona de pesca permitida, era un animal hermoso de al menos un metro de largo, muy raro de ver, seguramente pesaria bastante como para comer semanas, pero DECIDÍ no cazarlo, en vez de eso lo mire, lo admire y lo asuste con ruidos para que al menos pudiera tener un chance. El mero guasa esta en lista roja para el caribe y sobre todo en Colombia, ademas deportivamente no ofrece mucho merito, o como me dijo mi buen amigo y excelente pescador Nicolas Valencia: “es como cazar vacas”. La lista es mas larga, asi que aprende y educate antes de salir a disparar.

*Respeta las tallas: antes de tirarte al agua lee los lbros: aprende de las especies permitidas y los tamaños minimos por especie, algunos son pequeños pero es su tamaño y es aceptable, otros son grandes pero pueden crecer mas.

*No pesques en zonas protegidas: es sencillo, respetemos los parques naturales. Hace un par de años  esta medida no era tomada en serio ni por las autoridades ni por nadie y confieso haberlo hecho, pero ya no mas. Respetemos los santuarios naturales para que los peces se recuperen y asi podamos seguir pescando en las zonas permitidas.

*Pescalo a pulmon: aunque el impacto del tanque no es tan terrible en todo caso es una actitud anti deportiva y claro, poco sostenible si todos lo empezaramos a hacer; si no puedes pescarlo a pulmon entonces no lo pesques, dejalo ahi para que siga reproduciendose y entrana para pescar a pulmon por que es mas natural, ademas las burbujas los asustan

*Deja de pensar en libras: eso sobre todo para los pulpos y langostas, ambos por cierto en lista roja para el Caribe colombiano. En vez de pensar en 10 libras de pulpo o langosta (atrapando 20 animalitos de media libra) piensa en encontrar 2 de 5 libras o mejo aun, uno de 10.

*Observa: tenemos ese poder, poder que no tienen las redes o los anzuelos y en las sabias palabras del tio Ben en Spider Man: “con gran poder viene gran responsabilidad”. Una vez vi 2 chernas grandes que se movian de forma curiosa, lo primero que pense es que tenia mucha suerte y apunte, luego vi y entendi que estaban en una danza de cortejo y las deje quietas. Si ves una langosta asegurate que no tenga huevos. Tambien observa que no sean animales amenazados o en lista roja

*Comete lo que pescas: no pesques para la foto o para demostrar tu virilidad a tus amigos o por punteria, pesca por que te gusta y por que te lo vas a comer, si es grande pues mejor por que te durara dias. He oido muchos casos de gente que solo pesca por la foto y luego no tienen ni idea de como mover el animal, se les pudre o lo dejan tirado en la playa…es una verguenza, piensalo antes de disparar o mejor no dispares, por lo menos obsequialo a los lugareños, pero dejar perder un animal es sin duda una tragedia. En cambio no hay mayor satisfaccion que traer esa comida fresca y sana y compartirla con familia y amigos.

*Apunta bien: si hay un coral entre tu arpon y tu presa, o tras de ella no dispares, lo vas a quebrar y un coral crece 1 cm promedio por año, eso es muy lento.

*Atrapa peces león: su carne es deliciosa sobre todo para ceviche y todos sabemos el problema con ellos, diseña un sling o varilla con caucho o lleva un arpon pequeño solo para ellos, llevate una buena bolsa de plastico resistente donde puedas guardarlos sin que te lastimes, su picadura es dolorosa pero no es mortal. Aportemos un poco a su control.

Sin duda la conclusion es que no se trata de solo salir y disparar lo que se atraviece, un pescador submarino es mas receptivo y tiene la obligacion de ser mas responsable, estamos ahi en el agua con ellos y somos muy agradecidos con la Mama Mar cuando nos comparte sus tesoros; esta actividad implica un alto nivel de concienca para que sea sostenible pero una vez alcanzada es una practica maravillosa que podria ayudar al ecosistema mucho mas de lo que pudieramos imaginar. Piensalo y luego pescalo.

Carlos Correa – Colombia

One thought on “Una seria reflexión sobre la Pesca submarina, por Carlos Correa

Deja un comentario