🔟 10 maneras fáciles de ser más inteligente

Aunque muchas veces lo olvidamos, el cerebro es un elemento plástico. Esto supone que el mismo tiene la capacidad de adaptarse a nuestro entorno, a nuestra experiencia vital e ir modificando su funcionamiento a lo largo de nuestra vida. Algo razonable, dado que no tenemos las mismas necesidades cuando somos niños que cuando llegamos a la edad anciana, por ejemplo.

Esta característica tiene como ventaja adicional que, con el entrenamiento adecuado, tenemos la posibilidad de fomentar nuestra inteligencia. Al igual que ocurre con nuestro sistema muscular, el cardiaco o cualquier otro sistema de nuestro organismo, con unos ejercicios adecuados y un planteamiento correcto es posible conseguir un mayor rendimiento mental. Obviamente, esto no implicará que nuestra inteligencia se dispare o nos convirtamos en superdotados, pero sí puede ser ideal para incrementar esta capacidad mental o bien, para recuperar la que el envejecimiento o el paso del tiempo nos roba.

Para lograrlo te dejamos 10 ideas con las que lograr esta mayor inteligencia y darle a tu cerebro un extra de potencial.

Estimula tu mente

Tal como pasa con el cuerpo, la mente necesita ejercicios para mantenerse estimulada. Algo para lo que conviene disponer de actividades que fomenten su crecimiento. Entre estas actividades tenemos las siguientes:

  • Jugar a videojuegos donde la mente importe.
  • Leer tanto contenidos formativos como generales, para tu entretenimiento.
  • Realizar tareas en las que la mente tenga que trabajar con el cuerpo como los trabajos manuales o la cocina.
  • Disfruta de series, películas y otros contenidos audiovisuales similares.
  • Prueba suerte con los juegos de azar, como los que encontrarás en los casinos listados en https://www.slotozilla.com/es/casinos-dinero-real. Muchos de ellos requieren de suerte, pero también de trabajo mental de calidad, interesantes para tu crecimiento.

Nutre tu mente de quienes saben

El aprendizaje es uno de los elementos clave para que el cerebro crezca con el tiempo. Para hacerlo no hace falta recurrir a los cursos convencionales, sino que hoy día tienes muchas opciones para conseguirlo. Entre ellas tenemos los audiolibros, las charlas TED y otros contenidos que puedes llevar contigo a cualquier parte y de los que puedes disfrutar donde quieras, dándole a tu mente una píldora de conocimiento muy interesante.

Piensa fuera del recipiente

En general, cuando se trata de resolver un problema tenemos una tendencia a pensar de una forma directa y efectiva, que por otra parte es la más lógica. Sin embargo, esta forma de trabajar a veces nos cierra la puerta de la creatividad. Por eso te recomendamos usar el pensamiento lateral de vez en cuando, quizá no tanto como elemento para trabajar, pero sí de cara a mejorar la plasticidad mental y a darle a tu cerebro nuevos caminos para trabajar. Pensar en formas diferentes de hacer las tareas más habituales siempre es positivo para despertar la creatividad.

Crea e inventa

La parte creativa de nuestro cerebro es una de las que generalmente dejamos de lado, sobre todo si tenemos en cuenta que muchas veces nuestros trabajos son rutinarios y limitados a meras ejecuciones de órdenes predefinidas. Para mantener esta zona creativa viva conviene escribir, pintar, coser o realizar o cualquier otra actividad en la que puedas salirte de lo habitual y dejar tu imaginación volar, para que sea esta la que plantee por dónde quiere moverse.

Descansa lo suficiente

Igual de importante que el trabajo mental es dar a la mente el descanso que necesita para regenerarse. Un sueño inadecuado puede implicar que el trabajo neuronal y el entorno correspondiente no se recupere adecuadamente, lo que obviamente tiene consecuencias a la hora de lograr ese crecimiento que perseguimos. Aunque existen muchas discusiones al respecto, la siguiente tabla muestra cuáles son las horas de sueño recomendadas según la edad.

Edad Tiempo de sueño recomendado
Adolescentes de 14 a 17 años 8,5 a 10 horas diarias
18 a 25 años 7 a 9 horas diarias
26 a 64 años 7 a 9 horas diarias
65 años en adelante 7 a 8 horas diarias

En caso de problemas puedes recurrir a soluciones como el clásico vaso de leche caliente, a la meditación o bien a la melatonina, que generalmente solemos tener baja y nos resulta imprescindible para conciliar el sueño.

Mantén una dieta equilibrada

Decían los romanos aquello de Men Sana in Corpore Sano, lo que traducido resulta que un cuerpo sano debe tener siempre una mente sana. Pero esto mismo ocurre a la inversa, por lo que si nuestro cuerpo no está bien, difícilmente nuestra mente lo estará. Para mantener ese cuerpo es clave que el combustible que reciba sea de calidad y rico en nutrientes adecuados. Entre las cosas que puedes hacer te recomendamos reducir el consumo de azúcar refinado, incrementar el de frutas y verduras y no excederte con las grasas saturadas. Como consejo, entre los alimentos recomendados tenemos los siguientes:

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Chocolate negro
  • Pescado azul
  • Frutos rojos
  • Huevos
  • Nueces.

No olvides el ejercicio físico

Aunque es cierto que el ejercicio mental es clave para lograr un incremento en el rendimiento de tu actividad mental, no lo es menos el hecho de que el cuerpo también es clave, en línea con lo que decíamos anteriormente. Por lo tanto, mantener una buena forma física es otra cuestión fundamental para que tu cerebro funcione correctamente. Esto facilita una mejor oxigenación, una capilaridad más profunda en todo el cerebro y una mayor actividad eléctrica. Además, las endorfinas del ejercicio también fomentan esta actividad, además de generar ese agradable cansancio propio de la actividad deportiva. Lo mejor es que para disfrutar de todos estos beneficios no hace falta incurrir en grandes esfuerzos, ya que un poco de footing, un buen paseo o un rato de calistenia son más que suficientes.

Conecta de nuevo con la naturaleza

A veces, la vida diaria provoca que nos quedemos separados de la naturaleza y excesivamente pegados al día a día, a la ciudad y la vida urbana. Algo que mentalmente nos puede afectar, por el estrés que esto ocasiona. Para relajarnos, nada mejor que reconectar con la naturaleza de vez en cuando. Algo para lo que no tienes más que salir al bosque o a la playa o bien, si te queda lejos, simplemente a algún parque o espacio verde, dar un buen paseo relajante y empaparte de naturaleza para seguir adelante.

Organiza tu tiempo

Organizar tu tiempo te ayuda también a ser más inteligente, puesto que esto te permite enfocarte realmente en lo que quieres. Dedicar algo de energía mental antes de empezar el día a saber por dónde va a ir enfocada tu jornada frente a un planteamiento improvisado te permitirá conservar esa energía mental para lo importante y mejorar los resultados de todo lo que hagas. Si a esto le añades una rutina matinal con la que empezar el día debidamente organizado y lleno de energía, todo será mucho más fácil.

Recurre a la meditación

Como último consejo de esta lista tenemos que hablar de la meditación. Esta resulta muy útil para conectar cuerpo y mente, para conciliar el sueño cuando sea necesario, para darte un respiro en el momento en que te veas abrumado e incluso como herramienta para tu crecimiento personal. Lo mejor es que apenas necesitarás unos minutos para dominar la técnica y disfrutar de sus beneficios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.